Etiquetaweb

Cómo crear tu propio sitio web en 3 simples pasos para principiantes

Si estás buscando abrirte a nuevas oportunidades en la red mundial, debes saber que puedes diseñar tu propio sitio web de forma sencilla, sin conocimientos de programación ni diseño y sin gastar mucho dinero.

Parece una locura ¿verdad? Pues no tanto. Resulta que en estos tiempos donde los sitios web se han vuelto parte fundamental de nuestras vidas en tantos sentidos, que nos brindan información, experiencias, ventas, recursos, recetas, noticias y mucho más. Por lo que los recursos para hacer de estos servicios más accesibles son muy abundantes, entonces puedes obtener los beneficios de tener un sitio web de primera calidad con todas las ventajas anteriormente mencionadas.

Si bien crear un sitio web no es algo que se haga sin dedicación, puedes acceder a varios métodos que se intentarán ejemplificar en este artículo. Cuyas opciones pueden variar según tu nivel de conocimientos en el tema. Antes de proceder con los pasos e instrucciones, te brindo una pequeña síntesis de cómo funciona un sitio web en general.

Cuando entras al navegador web ya sea en tu laptop, móvil u otros dispositivos, ingresas una dirección para llegar al sitio en particular que estás buscando, tal y como puede ser: google.com, facebook.com, twitter.com, youtube.com y demás. A estas direcciones se les llama dominios de internet, y por supuesto debes pagarlos para obtener uno propio a elección que no haya sido registrado. Vale aclarar también que este pago es periódico, generalmente anual.

Luego, cuando has ingresado el dominio correspondiente en el navegador, este empezará a visualizar la página web en cuestión, ya que el dominio especificado está asociado directamente con la página web que se encuentra almacenada en un lugar específico en internet. A este lugar en particular se le llama hosting, que en español significa alojamiento, y se trata de una renta de un espacio de almacenamiento en la nube para depositar allí los archivos correspondientes del sitio web completo, sin el cual no hay soporte físico para tener disponible las páginas web. En resumen, estos dos servicios son los que debes pagar como mínimo, aunque existen opciones gratuitas de ambos, pero no son recomendables ya que suelen poner publicidad molesta en tu sitio o lo hace lucir menos profesional.

A continuación, te propongo estos pasos e instrucciones para que puedas crear tu propia página web.

Paso 1| Contrata el hosting:

Para este paso, debes seleccionar un proveedor de hosting para contratar un plan que sea sencillo, por el momento no necesitas de grandes prestaciones de potencia por lo que puedes contratar el más económico y luego ir escalando si así lo deseas.

Por lo general, el precio disminuye al pagar por largos períodos de facturación como anual o trienal, por ejemplo. Esto no significa que si no te gusta el servicio vas a perder todo el dinero, ya que, por lo general, los proveedores de hosting te dan 30 días para probar sus servicios o sino te devuelven lo pagado.

Paso 2 | Compra el dominio:

Lo más recomendable en este caso es contratar este servicio al mismo proveedor del servicio de hosting puesto que la configuración de enlace entre ambos servicios se realiza de manera automática, evitando los pasos intermedios que tendrías que hacer en caso contrario.

Como recomendación general, no uses tipos de dominio extravagantes y poco utilizados ya que generan desconfianza en el público. Si bien estos son más baratos, te recomiendo los de tipo conocidos como: .com, .es, .net, .org

Además, el nombre de dominio que elijas debe ser lo más sencillo y corto posible, aunque también bastante natural, es decir, sin abreviaciones innecesarias ni caracteres extraños. Puesto que la función del dominio es ser recordable para las personas, es en función de ellos que tienes que pensar este nombre.

Paso 3| Crea tu sitio web sobre el servicio de hosting contratado

En esta instancia ya tienes casi todo listo para tener tu propia web, solo necesitas tener el contenido que quieres subir y una plataforma donde crear la estructura. Para esto veremos dos opciones sumamente sencillas.

Opción 1: El creador de sitios (Website builder) que viene integrado en algunos servicios de hosting y que puedes utilizar de forma gratuita contratando alguno de sus planes, como por ejemplo: Hostinger.

Opción 2: Instalar una plataforma como WordPress, la cual no requiere conocimientos técnicos, sino que se controla todo a través de una interfaz de usuario, en este caso muy intuitiva donde podrás crear la estructura de tu sitio, agregar funcionalidad, instalar temas, y hacer cambios de los que se te ocurran ya que se trata de una plataforma de código abierto. Si bien puede ser un poco difícil para un principiante instalar estos sistemas, existen instaladores automáticos dentro de los servicios de algunos proveedores de hosting que te lo harán realmente fácil ya que solo debes elegir qué plataforma instalar, y él se encargará del resto.

Como recomendación personal, te sugiero la opción número dos, puesto que estos sistemas son mucho más robustos y versátiles, por lo que puedes hacerlo evolucionar añadiendo mejoras de forma continua.

Como última sugerencia en base a mi experiencia en la web, te recomiendo que si no tienes buen contenido para aportar, no publiques tu sitio aún. Esto no quiere decir que no debes crearlo, sino que puedes ir construyendo sin que sea visible para el público ya que se pueden ver demasiados sitios web sin ninguna contribución aparente que realmente arruina la reputación para cuando quieras convertirlo en algo funcional. Recuerda que en internet muchas cosas se basan en la confianza y de la reputación se depende completamente, si esto falla entonces no podrás tener éxito en internet sea cual sea el propósito que tenga.

Zapatero vuelve a mentir… «no se va a cerrar ninguna página Web»

Noticia filtrada en http://www.elpais.com/

http://www.elpais.com/articulo/cultura/webs/descargas/podran/cerrar/mes/orden/judicial/elpepucul/20100104elpepicul_1/Tes

Las ‘webs’ de descargas se podrán cerrar en un mes con orden judicial

La futura Comisión de Propiedad Intelectual actuará como órgano denunciante

El Gobierno ya tiene perfilado el procedimiento para bloquear páginas web que alojen o faciliten sin permiso la descarga de archivos sujetos a derechos de autor como películas, canciones o videojuegos. El modelo permitirá el bloqueo de las páginas o la retirada de contenidos ilícitos por un procedimiento rápido -menos de un mes- a propuesta de la Comisión de la Propiedad Intelectual, pero con autorización judicial previa.

Este modelo de la autorización judicial para adoptar una medida cautelar es el que emplean los ayuntamientos para la paralización de una obra o el que permite la retirada de anuncios y campañas publicitarias ilícitas, bien por tratarse de publicidad falsa o porque difunden mensajes que dañan la reputación de una persona o una entidad. En ambos casos, la petición proviene de un organismo administrativo o un particular: Instituto Nacional de Consumo, ayuntamientos, asociaciones de consumidores o titulares de un derecho o de un interés legítimo, entre otros.

Para pedir la cesación de la actividad es preciso una autorización judicial previa, aunque el juez no entra en el fondo del asunto, sino que sólo decide si el organismo solicitantes es pertinente para pedir la suspensión, y con ésta no se vulnera algún derecho fundamental. Esta intervención cautelar otorga una mayor rapidez al proceso, añadiendo efectividad a la medida que, de seguir el cauce judicial ordinario resultaría ineficaz, al haberse producido el daño ya, puesto que la sentencia llegaría posteriormente.

En el caso de las descargas de Internet, el organismo administrativo será la controvertida Comisión de Propiedad Intelectual. Ésta tendrá la potestad de pedir autorización judicial para que la página web que vulnere los derechos de propiedad intelectual retire los contenidos ilícitos o, en su caso, sea bloqueada. El juez deberá decidir si la solicitud está fundamentada, si la Comisión es competente para pedir el bloqueo de esa página y si al hacerlo no se vulnera ningún derecho fundamental. No obstante, el fondo del asunto es decir, la controversia derivada de si la página web vulnera o no la ley -en este caso la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información (LSSI) y la Ley de Propiedad Intelectual (LPI)- pueden ser dirimidas a posteriori por los cauces ordinarios. Es decir, se trata de un procedimiento mixto que permitiría a la Comisión pedir medidas cautelares rápidas con una autorización judicial previa, aunque tanto la Comisión como los responsables de la web denunciada deben dirimir la querella sobre el fondo del asunto en la jurisdicción ordinaria. El trámite entre la solicitud del cierre de la web y la concesión o denegación del mismo será «brevísimo», menos de un mes, y, en «casos especiales, incluso en una semana», según fuentes del Ejecutivo.

El Gobierno intenta dar así una solución salomónica que contente a la industria cultural -representada por la llamada Coalición de Creadores-, ofreciéndole tal y como reclamaba un procedimiento rápido para impedir las descargas no autorizadas, y de paso calmar a gran parte de la comunidad internauta, introduciendo la autorización judicial previa, cuya demanda provocó una revuelta digital que obligó al Gobierno, con su presidente José Luis Rodríguez Zapatero a la cabeza, a salir a la palestra para asegurar que «no se cerrará ninguna web» sin que lo decidiera un juez.

Antes de que un juez adopte cualquier medida cautelar, será preciso otorgar una serie de garantías a los dueños de las páginas web, como concederles un plazo para que supriman los elementos ilícitos de las páginas afectadas, cuya duración podría rondar los tres días, como sucede en el caso de la publicidad engañosa.

Para la puesta en marcha de este procedimiento, el Gobierno quiere evitar a toda costa modificar ninguna ley y pretende introducir este mecanismo en un reglamento que desarrolle la disposición final de la Ley de Economía Sostenible. Fue en esa disposición en la que el Ejecutivo modificó la LSSI equiparando la «salvaguarda de los derechos de propiedad intelectual» a los otros cuatro motivos que hasta ahora permitían restringir y, en su caso, interrumpir la prestación del servicio, como son la investigación penal y la seguridad nacional; la salud pública; la dignidad de la persona y la protección de la infancia. La disposición también modificaba la Ley de Propiedad Intelectual creando la Comisión de Propiedad Intelectual, una comisión de ámbito nacional integrada por expertos independientes encargada de la salvaguarda de los derechos de autor en Internet.

El reglamento debe precisamente dilucidar la composición y el funcionamiento de esta comisión. Se quiere que la misma esté integrada por expertos independientes, entre los que figuren magistrados, abogados expertos en propiedad intelectual y representantes del mundo de la cultura e Internet.