Covid-19. Desencalada. Día 1

Por fin llegó el día que más esperábamos, el punto de inflexión. Después de más de 40 días confinados en casa, hoy era el primer día que se iba a permitir las salidas a los niños acompañados de un adulto con todas las medidas recomendadas, distancia de seguridad, no ir a parques, mascarillas, solo una hora, dentro de un horario y etc.. etc…

Creo que tenía yo mas ganas de salir que mi hija pues nos ha costado la vida y algún bronca con el tema de la ropa (como siempre) pero por fin íbamos a salir y pensaba disfrutar cada segundo de ese deseado paseo. Parecía como un regalo volver a disfrutar del aire, de los olores del campo y las bonitas vistas de la primavera.

Es una suerte tener este parque tan cerca de casa, es una de las cosas buenas de vivir en un pueblo y no en el centro de una ciudad.
Estaba todo muy bonito y muy verde y la verdad es que apenas nos cruzamos gente.

Como curiosidad, había mascarillas por el suelo, alguna infantil. Imagino que de niños que la llevaban pero la acabaron perdiendo.
Nosotros fuimos sin mascarillas, fuimos con cuidado de no tocar nada, me llevé una botellita de gel y si es curioso que cada vez que mi hija tocaba algo, un coche, una pared… me pedía que le echara. Pese a eso, ha sido un paseo muy precavido.

Ahora vienen días con temperaturas que sobrepasaran los 25º, es una suerte el poder salir cada día a disfrutar un poco los días primaverales.

La semana que viene al parecer puede que ya se pueda también salir a pasear en familia y hacer algo de deporte individualmente lo cual me alegra y me motiva ya que el confinamiento me ha afectado bastante fisicamente no solo por no hacer nada de ejercicio en casa, también por comer y beber más de la cuenta.

Etiquetado: / / /

Teletrabajando con niños

Los primeros días de teletrabajo con mi hija de 4 años no fueron fáciles. Me trasladé al comedor con tal de poder compartir espacio amplio y de esa forma, por una parte para atenderla y vigilarla y por la otra porque tener más recursos de entretenimiento.

Al principio se entretenía con muchas cosas, hacía fichas, jugaba con la plastelina, jugaba con sus juguetes… pero también veía la tv.
El tiempo de tv fue creciendo cada día y disminuyendo el de jugar.
Empezamos a funcionar con pactos, tv por juegos y fichas del cole pero los niños nos cogen la medida muy rápido y las pantallas enganchan y mucho. A nosotros los adultos también.

Al final te acabas acostumbrando a trabajar y concentrarte con la tv de fondo o escuchando sus juegos. Intento realizar las tareas que requieren más concentración a primera hora, cuando duerme y normalmente alargué la jornada bastante para compensar si había tenido que realizar alguna pausa.

Por desgracia me parece que esto va para largo, de hecho, no creo ya ni que vuelvan al colegio. Nos queda mucho tiempo de compartir teletrabajo juntos y estoy seguro que poco a poco será un poco mejor aunque aún así se den momentos buenos y momentos no tan buenos.

Ojalá pasemos pronto esta mala pesadilla llamada COVID y vuelva todo a la normalidad.

Etiquetado: / /