Si me hubiera contado alguien del futuro lo que iba a pasar, me hubiera costado mucho creerle y es que lo que está ocurriendo este comienzo de año 2020 es más de película que otra cosa. Y cuando digo película me refiero a película dramática y de terror, porque a pesar de intentar vivir al margen de la información se de buena tinta que están ocurriendo verdaderas tragedias familiares de gente que pierde a sus seres queridos sin poder despedirse de ellos, historias tristes, crueles y es que la gran mayoría de la gente tiene alguna situación algo especial en la familia.

Llevamos ya unos 15 días en alerta, apenas sin salir de casa, solo para comprar lo justo.
Al principio parecía que esto iba a ser un calvario pero reconozco que se me está pasando más rápido de lo que esperaba. Pero aunque intento ser positivo, mucho me temo que esto es posible que se alargue por algunos días más.

Hay que tratar de sacar provecho de lo poco positivo que está teniendo esta crisis mundial, como el poder teletrabajar desde casa, algo que no estaba muy extendido aún en España, los empresarios se han visto obligados a mandar a teletrabajar a sus empleados siempre que ha sido posible y ojalá se den cuenta que muchas veces se puede llegar a ser más productivo desde casa así como los horarios, en la gran mayoría intensivos también es más productivo que alargarlos en la tarde.

Después de un largo tiempo con el blog abandonado, me han entrado ganas de volver a escribir. Hay que emplear el tiempo en lo que nos gusta y una de ellas era esta, volver a escribir. Soy muy de empezar cosas y no acabarlas, así que veremos cuando dura. De momento se me han ocurrido algunos temas de los que escribir.