Con la llegada de los Smartphones una asignatura pendiente a mejorar siempre ha sido la batería pero en los últimos años han mejorado mucho tanto las baterías en capacidad como la optimización de los sistemas sobre todo Android.
Antes, lo normal era que con un uso normal la batería a penas te aguantara un día. Las pantallas empezaron a crecer, memorias y procesadores pero las baterías mejoraban a ritmo más lento.

En los últimos años han mejorado tanto que con un uso normal de un teléfono Android por ejemplo, la batería dure dos días.

Hace poco soy usuario de un Huawei P Smart 2019 y uno de los aspectos que me han sorprendido es lo que dura la batería, sin hacer un uso intensivo puedo estar perfectamente dos días sin cargarlo.
En mi iPhone 7 Plus si que noto que empieza a tener problemas de batería, desde que a veces no carga como debe o que se descarga bastante deprisa sin casi usarlo.

Mejor el frío que el calor

Cuando se hace un uso intensivo del dispositivo este tiende a calentarse y esto puede influir en el rendimiento de la batería. Las baterías de ion de litio sufren más cuanto mayor tiempo operan en función.
Hay que evitar exponer el móvil a fuentes de calor, radiaciones o la luz directa del sol durante periodos prolongados. En invierno en el coche es habitual poner la calefacción y colocar el móvil con un soporte en la rejilla por donde sale el calor, esto por supuesto hay que evitarlo.

Intentar no agotar la batería completamente

En los Smartphones, la longevidad de las baterías se mide en ciclos de carga y no en años.
Los datos que nos muestra el Smartphone sobre la batería no son reales, normalmente cuando está a 1% o 0% podría bajar más al igual que subir mas cuando indica que ya ha llegado al 100% pero la realidad es que esos indicadores son los rangos en los que opera con seguridad y en unas condiciones que el fabricante puede garantizar. Es aconsejable evitar que la batería baje por debajo de un tercio y convertirlo en un hábito.

Si no vas a usar el móvil durante días no lo dejes cargado al 100%

Cuando por algún motivo vamos a dejar de usar temporalmente un dispositivo la batería pierde tanto carga como carga máxima cuando no están en uso. Es mejor guardarlos con la batería cargada en torno a la mitad. Es por esta razón por la que cuando son nuevos y los ponemos en marcha siempre vienen con una carga relativamente media o baja.
Las baterías se vuelven inestables cuando se agotan al 0% por eso el fabricante estima un 0% que no es real, porque si una batería se agota realmente se desactivaría y podría dejar de funcionar. Cualquier gadget que tengas que no suelas usar, es recomendable cargarlos de vez en cuando.

Mejor cargas rápidas y cortas

Es mejor no cargar siempre la batería al 100% al igual que no dejar que se descargue por completo, aunque tampoco hay que obsesionarse, pero es más importante el no agotarla que el no cargarla al 100%. Todo el tiempo que el indicador esté alejado del aviso de batería baja se traducirá en salud para la batería.

La carga rápida mejor para las emergencias

Aunque cada vez están saliendo a la venta cargadores más rápidos es mejor evitarlos, uno de los principales inconvenientes de estos, es el calor que generan.
Es por esto que los peores son los cargadores inalámbricos de carga rápida ya que esta carga se produce por inducción magnética y esta genera muchísimo calor que afecta directamente a la salud de la batería.

Calibrar la batería

El porcentaje de batería que nos indica nuestro móvil no es una medida real, solo es una estimación a partir del voltaje que proporcionan sus celdas.
Cuando la batería tiene problemas podemos experimentar saltos en su carga o caídas. Es recomendable calibrar la batería para que la medida de la batería y la carga real sean lo más parecidas posibles.
Si no has agotado en mucho tiempo la batería puedes probar a realizar el proceso de calibración una vez al mes, que consiste en :

  1. Carga la batería completamente.
  2. Descárgala completamente –vale con un uso normal–, de una sola vez, sin cargas intermedias.
  3. Carga la batería completamente, de una sola vez.

Si ya no hay nada que hacer, mejor cambiarla

Si nuestra batería ya no da para más mejor sustituirla por una nueva y dar de esa forma una nueva vida al dispositivo.
Cambiarla nosotros mismos no es demasiado completo y luego hay infinidad de tiendas que lo pueden hacer por ti.
Apple también cuenta con un programa de cambio de baterías pero estas no son muy económicas que digamos aunque sustituirla por una original nos asegura el buen funcionamiento del dispositivo y la durabilidad de esta.

Ultimas consideraciones

El deterioro se va a producir si o si, así que tampoco debemos obsesionarnos. Estas recomendaciones son para intentar alargar la salud de nuestras baterías.

Si tenemos la costumbre de cargarlas por la noche no es necesario ponernos una alarma a mitad de noche para desconectar el cargador. Los gestores de energía de los dispositivos ya se encargan de cortar la carga.

El mito de que la primera carga debe durar muchísimas horas como ocurría en las baterías de Níquel-Cadmio ya no es necesario en las baterías actuales de ion de litio.