No me importaría que se convirtiera poco a poco en tradición el visitar Cuenca al menos una vez al año mas concretamente durante la Semana Santa.

Cuenca es muy famosa por su Semana Santa pero no es por ella precisamente por lo que me gusta visitarla, si no por su ambiente, su gastronomía y que es una ciudad preciosa.

Si lo que te interesa es la Semana Santa conquense esta web te irá que ni pintada http://www.juntacofradiascuenca.es/semana-santa-2015

Fuimos a Cuenca y hacía un día espectacular, de esos que vas ya en manga corta, que da gusto estar en la calle y sobre todo en las terrazas y en las zonas de bares degustando las delicias de la zona.

Que mejor zona para hacerlo que la Cuesta de San Francisco, famosa por sus bares, por el gran ambiente que suele haber y como no por las raciones buenas que ponen.

En plena Semana Santa esta calle estaba a tope, todo el mundo bebía y comía en la calle, disfrutaba, fuimos parando por los diferentes bares pidiendo lo típico, morteruelo, ajoarriero, zarajos.. y muchas cosas mas. La  Cuesta de San Francisco es la zona mas famosa de Cuenca para tapear, para encontrarla aquí dejo el enlace.

Otra de las zonas mas conocidas de tapeo es el Barrio del Castillo

El Barrio del Castillo se encuentra en el casco antiguo, en la parte mas alta de la ciudad de Cuenca, un bonito entramado de calles con un aire especial.  Esta zona también es muy buena para tapear. Hay muchos bares y mesones con terrazas grandes algunas con buenas vistas a la Hoz del Huecar y al Casco Antiguo de la Ciudad.

Otro de los lugares que encontrareis en todas las guías es sin duda la Bodeguilla de Basilio.

La Bodeguilla de Basilio es un lugar ideal para degustar buen vino de la tierra y probar sus espectaculares tapas.

Es un lugar con mucha afluencia de gente y se ha vuelto muy comercial pero aún así merece la pena visitarlo al menos una vez en la vida.

Y como no para amenizar este breve post, lo acompaño como siempre por unas fotos tomadas ese día.

 

Por cierto y sobre todo en Semana Santa, no olvidéis probar las Torrijas