Madrugamos un poco y bajamos a la calle Alcalá buscando un buen desayuno.

Opciones: café con leche, porras o mejor unas tostaditas con tomate, zumo de naranja natural y café.

Próxima parada Mérida, haciendo un alto en el camino en Trujillo, un pueblo del que me habían hablado maravillas además de lo que había leído en Internet.

Trujillo dista 257 Km de Madrid, está en la Comunidad Autónoma de Extremadura, en la Provincia de Cáceres. Tiene unos 9000 habitantes.

Trujillo fue la ciudad de nacimiento de Francisco Pizarro, conquistador del Perú, cuya escultura ecuestre, mayor símbolo de esta localidad, se levanta en la Plaza Mayor. También nació en Trujillo, en 1511, Francisco de Orellana, descubridor del río Amazonas, cuya Casa Natal, un edificio histórico del siglo XV, se encuentra situado en la Villa Medieval. A la caída del antiguo régimen Trujillo pasó a ser la capital del Partido judicial de Trujillo.

Toda su importancia histórica ha hecho de Trujillo un importante centro turístico en toda Extremadura. La localidad es famosa por sus monumentos, entre los cuales destacan el castillo (antiguo alcázar árabe), la iglesia de Santa María (siglo XIII) y la iglesia de San Francisco. Además, Trujillo cuenta con dos fiestas de interés turístico regional, el Chíviri y toda su Semana Santa.

(Texto Sacado de la Wikipedia)

 

Plaza de Trujillo

Plaza de Trujillo

 

Galería de fotos que saqué en Trujillo

Dio la casualidad que el jueves era el día de mercado. Había muchos puestos, el mercado era muy extenso. Caminando sin rumbo buscando el centro del pueblo, de repente aparecimos en la plaza y me quedé con la boca abierta al ver lo espectacular de la vista que tenía delante.

Una plaza enorme con una fuente en medio, rodeada de casas y edificaciones antiguas, era como volver a la Edad Media. La estatua ecuestre de Francisco Pizarro espectacular, la iglesia enorme y bonita y se abría todo un abanico de callejuelas que subían hacía el Castillo, no menos espectacular.

La plaza está llena de bares y restaurantes donde probar platos típicos extremeños aunque seguro que por las callejuelas hay otros restaurantes menos turísticos con mejor cocina y mejor precio.

Muy recomendable pasar al menos un día en Truillo y disfrutar de su plaza perderse por sus calles medievales.