Sorprendente noticia que a veces cuesta de entender a la gente que no tiene una visión única sobre la red y la vida real y piensan que la vida en la red es una vida virtual.

Un hombre inglés sobre el que pesaba una orden de alejamiento de su expareja ha sido multado por enviarle una invitación de amistad en la red social Bebo.

El joven, Barry Gillies, de 25 años, ha admitido que le envió la petición a Ann Gray y que además le remitió un correo electrónico. La multa asciende a 200 libras.

Los intentos de aproximación a la joven se produjeron el 8 y el 9 de marzo. En los correos electrónicos Gillies le pedía a Ann “otra oportunidad” y en Bebo le solicitaba su amistad. Curiosamente, la orden de alejamiento fue impuesta el mismo día 8 de marzo.

Las autoridades de Perth aseguran que no había amenazas en las solicitudes, pero que la multa ha sido impuesta a pesar de no haber un contacto cara a cara “para que el joven aprenda lo que significa una orden de alejamiento”. Y es que el alejamiento, desde el boom de las redes sociales, también debe ser virtual…

Visto en: BBC.com